domingo, 8 de febrero de 2009

MANDAME UN E-MAIL

Estoy en mi estudio, sentada frente al ordenador miro hacia la ventana hoy está lloviendo, los cristales están impregnados de gotas y yo me deleito viéndolo mientras saboreo una rica taza de café y de fondo escucho el tema principal del Fantasma de la opera, me encanta la lluvia...
De reojo veo en la pantalla de mi portátil la entrada de un nuevo E-mail, curiosa me apresuro a averiguar, ¡Vaya! hoy no sabía nada de él y como si leyera mis pensamientos ha aparecido en el justo momento en el que mi cabecita le pensaba.
Leo el texto y es el siguiente:
Él: Hola amor:
Acabo de salir de una reunión y me han dejado solo por unos minutos, ¿por qué no vienes?
Te echo de menos y me muero de deseo por ti.
Le contesto de inmediato nerviosa con tan pocas palabras ha encendido la mecha.
Yo: Hola mi niño:
En este momento pensaba en ti, sabes también te deseo... Dame tu boca, te beso despacio, mi lengua tímidamente busca a la tuya, se encuentran, se tocan suavemente, húmedas, cálidas se entrelazan entre flujos de pasión, mientras bajo tu camisa mis manos exploran tu abdomen, suben a tu pecho noto tus pezones erizados y los pellizco muy despacio, mi lengua baja por tu cuello, tu piel se estremece, llévame a tu lado...
ÉL: Estoy a tu lado, no te imaginas el efecto de tus palabras, la lectura de tu texto ha agitado mi bragueta. Acaricio levemente mi pene erecto que ahora te pertenece. Es tu boca la que lo hace.
Yo: Sí, es mi boca la dueña, dámelo porque tengo ganas de ti...
Él: quiero imaginarte, dime ¿dónde estás? ¿Que llevas puesto?, cuéntame me estás volviendo loco.
Yo: estoy sentada en el sillón del estudio, llevo puesto un vestido de punto con botones hasta la cintura, medias negras y como a ti te gusta ya me deshice de mi ropa interior; La humedad de mi sexo cala ya mis muslos "ven..."
Él: desabróchate los botones lentamente, quiero que tus pezones erguidos se marquen en el tejido de tu vestido deseosos de ser mordidos, tócate despacio, imagina que son mis manos, baja suavemente hasta tu vientre y acaricia tu sexo por encima, levemente, pero sin llegar a tocar tu clítoris, ¡aun no puedes! quiero que estés excitadísima, llena de deseo para que me supliques y me ruegues dejarte acabar.
Yo: ¿puedo estar más caliente? amor, mi cuerpo arde en llamas, mi respiración está alterada, me cuesta trabajo escribir mis manos temblorosas solo quieren ir al camino del placer, déjame llegar y acompáñame...
Él: Te imagino mordiéndote los labios por reprimir tus ganas, emanando pasión por todos los poros de tu delicada piel blanca, tu lubricidad estará extendida por tus muslos y nalgas, me encanta tenerte así, al límite de la locura del deseo; tócate mi niña, quiero que subas poco a poco, hasta que necesites más, apresúrate por unos instantes, ahora mengua el ritmo pero sin parar, continua saciando tu deseo, hasta que explotes en un éxtasis de placer; Me masturbo...
Yo: Liberemos este deseo desbocado hasta sentirnos desfallecer, mis manos son tus manos, insaciables, hierven de pasión, incandescente escalofrió que me turba levitando en un estallido de placer, oleadas de suspiros que manifiestan al anhelado goce extremo.
Él: ¡¡Yaaaaaaaaa!!
Yo: ¡¡Yaaaaaaaaa!!
Él: El deseo me ha cortado la respiración, ha sido maravilloso, déjame que recupere las fuerzas, me moría de deseo, era necesidad de ti...
Yo: Es necesidad, es locura, es dependencia de amor. Aun jadeo mi cielo, mi cuerpo está abandonado en el sillón, exhausto por el placer. "Te necesitaba".
Él: Amor, me reclaman, dime ¿Mañana estarás?, no me sacio de ti, aun sigo deseándote.
Yo: A mí me pasa lo mismo, este deseo me mata... Si, estaré búscame.
Él: Hasta mañana chiquitina, no sales ni un momento de mi cabeza, no lo olvides...
Yo: Hasta mañana amor, jamás...
Él: Ya te estoy buscando...

Amanteceres.

Safe Creative #1001275394237

6 comentarios:

Gabriel dijo...

Mas o menos con las mismas palabras quién no tuvo una conversación así tan ardientemente virtual, tan tremendamente real?

Me ha gustado porque me hace recordar bonitos momentos.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

El Arte de la guerra está en saber hacer el amor (del libro El Arte de la Guerra Está en Saber Hacer el Amor de uno que hizo la mili).
El Otro Sentido

Aire Fresco dijo...

La mejor forma de hablar de amor es ..... haciéndolo.
Que locura de e-mail y qué maravillosas fantasías tienes.

LEO dijo...

Así es el amor, necesitarse en todo momento y encontrarse en cualquier circunstancia o situación eso solo ocurre cuando se ama de verdad, la pasión es algo añadido que lo hace aun más maravilloso y el sexo su culminación.
Me gusta tu relato:
Actual, elegante, apasionado, y muy excitante, ¡Enhorabuena!
Es la primera vez que te leo pero te volveré a visitar.
Un beso.
PD: Amanteceres… precioso nombre

Lito dijo...

no tengo palabras, haces que vivamos ese momento en cada palabra....que mas quisiera yo que ser él...

Nelson Diaz dijo...

Con palabras que enciendan la pasión, que inciten el placer, la lujuría, la entrega... la divina locura de sentirse en la distancia, apasionadamente deseado...

Te mando un e-mail, que de sólo imaginarlo se humedezcan tus labios (todos)acaricies tu cuerpo, invada tu mente, y por un momento, en que la pasión te arrope... te entregues a mí