sábado, 21 de abril de 2012

A TEMPO

"Las pasiones son como los vientos, que son necesarios para dar movimiento a todo, aunque a menudo sean causa de huracanes..."
Bernard Le Bovier de Fontenelle


Hay placeres que se sienten al acariciar la piel, pero hay otro tipo de placeres que acarician por si solos. Sensaciones que vulneran todos los sentidos, que invaden, envuelven y se convierten en los dueños y señores de la más absoluta fragilidad…
Así se podría describir la pasión que siento cada vez que tengo la oportunidad de ir a la Ópera…
Llegó el día, allí estaba sentada en mi butaca leyendo emocionadísima el programa, esa noche por fin iba a poder disfrutar nada más y nada menos que, deLa Flauta Mágica” obra maestra del compositor Wolfgang Amadeus Mozart , quien la creó sólo unos meses antes de morir. Una ópera en dos actos que se desarrolla en un bosque imaginado, en ella se une toda la fuerza, dulzura y genio de Mozart. En esencia, la historia de esta magnífica ópera es la lucha entre el bien y el mal, entre las fuerzas oscuras y las del bien.
La gente iba ocupando poco a poco sus asientos, yo estaba pendiente de todo lo que sucedía a mí alrededor, observando cada detalle casi con precisión fotográfica, escenario, decorado, palcos, y es en esto último donde algo llamó mi atención, uno de los palcos principales, estaba ocupado por una sola persona, un hombre bastante elegante, al margen de admitir que tal privilegio me causó cierta envidia, tuve la sensación de que no me era del todo desconocido, mi memoria comenzó a divagar, ¿Por qué ese hombre me resultaba familiar? Absorta en este pensamiento me percaté de que él también miraba hacia donde yo me encontraba, hipótesis que afianzó más mi sospecha, como es bien sabido por todos, la teoría causa-efecto
funciona, porque mi curiosidad aumentó por momentos…
Comienza la ópera…


Acto I:
Todo transcurre con normalidad, aunque estoy ensimismada con la representación no puedo evitar que de vez en cuando mis ojos lo busquen, hay algo misterioso en ese hombre que me atrae. Parece darse cuenta, gira la cabeza, me mira, creo que me sonríe…
Intermedio…
Aun no me había levantado de mi asiento cuando un acomodador se dirige hacia mi, señalando hacia el palco me anuncia que he sido invitada por el caballero a ver el resto de la opera desde su palco, no me lo puedo creer, dudo unos instantes, pero sí, acepto, el acomodador me acompaña…
Me estaba esperando de pie, agradece que haya aceptado la invitación, se presenta, su voz es muy cálida, me besa la mano, me encanta…


Acto II:
Tras una breve conversación llega el silencio, estoy nerviosa, no deja de dedicarme sonrisas, nuestros brazos se rozan, su aroma penetra mis sentidos, me excita tenerlo tan cerca, las manos me sudan, creo que es consciente de la atracción que siento por él, me pregunto: ¿Por qué me habrá invitado? ¿Qué estará pensando? Como si me adivinara el pensamiento coge mi mano, nos miramos, sus ojos de un verde espectacular me hipnotizan, acaricia mi cara con el borde de su mano, llega hasta mis labios donde se detiene para perfilarlos con el dedo índice, se acerca, siento su aliento, un roce suave, un leve beso, estoy paralizada, me abandono a su juego… Lentamente acaricia mi cuello, roza mis senos sutilmente, se para en mi cintura, la aprieta… Intenta aparentar normalidad mirando al escenario, pero tiene la respiración alterada, sé que está tan excitado como yo, no tarda en demostrarlo, su mano resbala hasta la abertura de mi vestido, se cuela, siento sus dedos como indagan bajo mi ropa interior buscando mi sexo, un suspiro profundo se escapa, no puedo procesar lo que está sucediendo, solo se que no tengo voluntad para detenerlo, me produce un placer inmenso, me tiene dominada. En el escenario La Reina de la Noche canta su segunda aria "Der Hölle Rache" pieza por la que siento verdadera debilidad, mi cuerpo se estremece, música y caricia al unísono, la unión de dos placeres diferentes, cuerpo y alma… Cierro los ojos, me dejo vencer, mis gemidos siguen el compás de sus dedos, éxtasis divino que me lleva a sucumbir en un inmenso orgasmo que recorre todo mí ser y me deja sin aliento…
Sonríe maquiavélicamente, él también ha disfrutado con lo sucedido, la expresión de su cara lo revela. Retira la mano de mi sexo, sus dedos aun están impregnados de mi humedad, los lleva a su boca y los lame lentamente uno a uno, recreándose con la lengua en cada pasada, no imagina lo que eso me excita, no deja de sorprenderme. Gira la cabeza y con la más absoluta tranquilidad, comenta: - Tengo hambre, ¿Quieres cenar conmigo…? En ese momento mi apetito precisamente no era gastronómico, pero por algo se empieza, contesté: -Sí, estoy hambrienta…
La gente aplaude, la representación ha terminado, ambos nos levantamos y aplaudimos, sonreímos cómplices de lo sucedido e impacientes por lo que está por venir, ahora es tiempo de una nueva pasión, la nuestra…


Amanteceres
Safe Creative #1204211509096

15 comentarios:

tomas danberg dijo...

un aria para chuparse los dedos, besos

LORD SHADOW dijo...

UN EXCITANTE RELATO!!!! PRECIOSO...
AUNQUE AUN ME PREGUNTO,, ¿DE DONDE CONOCÍA A ESE CABALLERO?

TAMBIÉN ME HA ENCANTADO DEL VIDEO DE LA FLAUTA MÁGICA,,,, SI SE LO PASA UNO TAN BIEN EN LA OPERA,,, TENDREMOS QUE IR,,, JEJEJEJE...

UN BESAZO Y BUEN FIN DE SEMANA!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y es que siempre hay un momento oportuno para que entre la música. Para que a cada cual le llegue su momento.

Saludos y buen fin de semana.

isia dijo...

Eres increible! La facilidad que tienes para engancharnos en una historia de pasión y deseo sin pensar en repecusiones racionales o morales y transmitiendo toda esa pasión sin ser soez en ningún momento.

Te saludo admirada desde mi pequeña isla.

Trovator dijo...

Me quedo con la excelente composición de Beethoven y la gran mirada de complicidad del final... qué fusión!

Un abrazo!

Amie dijo...

Momentos de placer, en todos los sentidos...

La pasión os precede en esos instantes donde la música y el instinto lo envuelve todo.

Un beso enorme preciosa

Lunna dijo...

La noche esconde entre sus telones numerosos actos de deseo y pasion.

Hola Amanteceres, si te apetece, tienes un detalle en mi blog, espero que no te moleste.

Besos.

Lunna.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me atrapó es simbiosis de bnarativa y texto operático. Muy creativo. UN abrazo. Carlos

Anónimo dijo...

"A TIEMPO" para el placer, para la complicidad, para el deseo, para la pasión, para la musica... y para este excelente relato tan sugerente como excitante.

Un placer conocer tu blog y deleitarme con tu magnífica forma de escribir. A partir de ahora en mí tienes a una admiradora y una seguidora más.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

"A TIEMPO" para el placer, para la complicidad, para el deseo, para la pasión, para la musica... y para este excelente relato tan sugerente como excitante.

Un placer conocer tu blog y deleitarme con tu magnífica forma de escribir. A partir de ahora en mí tienes a una admiradora y una seguidora más.

Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...




Hoy estamos de celebración, La gata coqueta ha cumplido cuatro años de puertas abiertas a la calidez de la amistad y a la ética de los sentimientos.

¿Me acompañas?

El champagne para festejar,
En grado óptimo te espera
Y en sus burbujas, la sonrisa puedas reflejar

La tarta también la termino de recibir,
Para endulzar
El camino sin a la dieta cohibir

Las rosas de la floristería van entrando
De diferentes colores,
Para ir reinando, con aromas de coquetería

Y el piano al fondo ya está interpretando
“Amigos para siempre”
Quienes te darán la bienvenida brindando

¡¡CHIN CHIN!!

Y por sorpresa dos regalos;

*Un abrazo con mucho amor
*Y ¡Gracias por tu cariño!
Que te seducirán el corazón

Un dulce y tierno beso

María del Carmen


Ipnauj dijo...

El viento me trajo hasta acá.

Un gran saludo.

LORD SHADOW dijo...

NOS TIENES ABANDONADITOS,,,, HACE MUCHO QUE NO SABEMOS DE TÍ Y SE TE ECHA DE MENOS,,,, ESPERO QUE TODO TE VAYA SOBRE RUEDAS...

UN BESAZO AMANTECERES!!!

La Gata Coqueta dijo...



Es toda una motivación pasar a saludarte aunque no nos veamos. Solamente se encuentran y dialogan fluidamente los textos de nuestros sentimientos.

Lo que nos une día a día sin tener en cuenta el tiempo ni la distancia que nos puedan separar, sin causarnos alejamiento alguno. Siendo una inmensa satisfacción saber que tú estas ahí y que escuchas el susurro de las palabras haciendo que sea aun más bello y poético el aliento de nuestra amistad.

Un beso hecho suspiro

Y un abrazo hecho zafiro

Con mi afecto para ti

María del Carmen


Desvanecerse dijo...

El primer acto contenido en palabras derramadas por un aliento, llega sin prisas envueltas por un viento, dando paso al segundo acto de caricias desordenadas escritas en la piel del tiempo, trocando las tintas por incendios entre dos cuerpos.

Besotes