martes, 1 de noviembre de 2011

PENSAMIENTOS FURTIVOS
























Enredada entre las sábanas
oigo la lluvia que golpea mi ventana
como bálsamo otoñal que entibia mi piel.
…Y me lleva a devorar deseos que devoran,
que me cogen y abandonan a la sombra de su cuerpo
evocando el respiro de su boca,
el arrebato de sus manos
cuando caminan por mi desnudez…
Instinto que despacio me hace suya,
entre caricias febriles que tapizan
los pliegues y el relieve de mi vientre,
comunión perfecta de su carne en mi fuego,
requiebro de terciopelo que desata las ansias,
desdoblando el sabor del néctar de sus besos
en amalgama de suspiros y pasiones rojas…
Pensamientos furtivos que explotan en la avidez de mis dedos…

Miénteme y dime que, no has olvidado el sabor de mis labios...


Amanteceres
Safe Creative #1110310416558

29 comentarios:

Manolo Blog dijo...

¿Cómo puede olvidarse uno del sabor de tus labios...?

Shade dei Machiavelli dijo...

Puede que no sea mentira...

David C. dijo...

el sabor de los labios es algo que jamás se puede olvidar.

Amie dijo...

Lo que jamás podrá olvidar es el sabor de tus palabras... erotizas hasta a las hojas ...

Un beso otoñal con sabor a pecado

Lunna dijo...

No hara falta que te mienta, el sabor de tus labios perdudara en su piel avida de tus caricias.
Me encantaron tus letras repletas de sensualidad.

Besos.

Lunna.

Ozz dijo...

Te podrá mentir de viva voz, pero con la mirada no creo.

El sabor y la textura de unos labios son inolvidables!!!

D2Q

Besos

Sem Reino dijo...

Tengo que agradecer la visita y pedir perdón por mi español ... Me gusta el canto, te dejo un beso ;)

ReltiH ReltiH dijo...

UFFFFFFFFF, BELLISIMO!!!!!!!
BESOS

Carlos dijo...

Cuando el deseo dibuja palabras ardientes, la pasión se desata a manos llenas.

Un beso.

Ipnauj dijo...

No lo he olvidado.

Un gran saludo.

1manview dijo...

Muy sensual carta

Besos

Desvanecerse dijo...

El deseo que más provoca es el deseo de provocar.

Besotes

La Gata Coqueta dijo...



Hola mis queridos amanteceres, aquellos que dejan un regero de sueños abiertos al despuntar las primeras brumas del amanecer...

Un abrazo y un te quiero para ti deseándote un extraordinario fin de semana.

María del Carmen

CARNA dijo...

hermosa y sensual poesia,el final te corta el aliento como una daga
terriblemente visceral
estare por aqui mas a menudo
saludos desde la patagonia

SUPERCHIKA dijo...

TE ASEGURO QUE NO LO OLVIDA...
LO LLEVA TATUADO EN SUS LABIOS

Ricardo Miñana dijo...

El poema nos transporta a un mundo llenos de sensaciones.
que tengas una bonita semana.
un abrazo.

Juan Pardo dijo...

Tus palabras tienen piel.Viajar por ellas es hacer un recorrido sensual y mágico por una superficie muy tersa.Un placer seguirte.Gracias por tus palabras.T invito a seguir mi blog.

La Perfida Canalla dijo...

Muy descriptiva...

Por cierto soy Pérfida.
Un saludo coleguita.

Riol dijo...

Yo te mentiría una y otra vez, sin tiempo para olvidarte

Beau Brummel dijo...

Un final con regusto a celuloide, Lady Amanteceres.

Hermoso colofón, sí…

Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa, siempre un placer pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Xisco dijo...

Gallina de piel...

BELMAR dijo...

Un gran abrazo!

lhuzdelhuna dijo...

Furtivos pensamientos,furtivos deseos del intenso fuego de esa carne envuelta en ese néctar de besos....
Me ha encantado querida amiga...
Un Besazo preciosa
Siempre a nuestro lado nuestras estrellas

lunares&Tatoon
Amanteceres&Lhunna

Shang Yue dijo...

hay mentiras que entran muy bien, no así algunas verdades

isia dijo...

transmitiendo lo que transmites con tus palabras, me parece imposible que alguien pueda llegar a olvidaar el sabor de tus labios

Lunna dijo...

Pasaba a ver si tenias post nuevo, asi que te dejo mis saludos y que pases una estupenda semana.

Besos.

Lunna.

torrevientos dijo...

Yo no los olvidaría, desde luego.

Dr.Mikel dijo...

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón.
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.